RAFTING. ADRENALINA AL MÁXIMO.

Adrenalina
Septiembre 12, 2019

 

 

El rafting es una disciplina deportiva que refuerza la autoestima y nos ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos. Subirse a una balsa y lanzarse por los imponentes rápidos de un río, supone un verdadero acto de valentía.

Después de haber realizado un descenso, los problemas a los que nos tengamos que enfrentar a diario ya no nos parecerán tan importantes. Después de haber tenido una sensación extrema como esta se adquiere una nueva perspectiva que nos refuerza y nos permite afrontar los problemas desde un punto de vista mucho más objetivo.

Otro beneficio que nos ofrece esta disciplina, es la relajación. Gracias a su gran necesidad de concentración durante los descensos, podemos evadirnos por complemento de los problemas que invaden nuestros pensamientos habitualmente. Además, al ser una actividad que se realiza en pleno medio natural, podemos desconectar del ajetreo que supone vivir en un ambiente urbano.

El rafting es un deporte muy completo que además de fortalecer nuestra musculatura de prácticamente todo el cuerpo, mejora muchas de nuestras cualidades físicas:

  • Remar con fuerza durante el descenso refuerza el sistema musculo-esquelético.
  • Evitar constantemente caer al agua agudiza nuestro sentido del equilibrio.
  • Realizar un descenso supone una carga física importante para nuestro sistema cardio-respiratorio,  que ayuda a mejorar nuestra condición física general.

Es uno de los deportes más populares en el Sur de Chile, donde los ríos presentan rápidos de excelente categoría, ideales para bajar en balsa o “raft”, aprovechando la adrenalina del momento y disfrutando del paisaje.

El rafting se practica en grupos de a 4 u 8 personas, las que van sobre una balsa, más un instructor que va en la parte trasera y es el encargado de sortear cualquier problema, enseñar a los demás cómo se practica el deporte y organizar al grupo dependiendo del río escogido para bajar.

En Chile el río más visitado por quienes practican este deporte es el Río Futaleufú, aunque el Bío-Bío gana adeptos cada año. Ambos ríos son categoría V (de un máximo de VI), por lo que los más expertos viajan hasta la Patagonia para probar los rápidos en competencias que son reconocidas internacionalmente.

Para practicar rafting es necesario saber nadar, por cualquier eventualidad una vez arriba de la balsa, mientras que el equipo utilizado se compone de: balsa, casco, chaleco salvavidas, remos y traje de neoprén.

Los ríos donde se practica este deporte tienen diferentes categorías, que van desde I a VI. En Chile, la mayoría de los ríos son categoría III, IV ó V, lo que significa que son ríos Intermedios (olas moderadas difíciles de evitar), Avanzados (rápidos intensos que requieren control preciso de la balsa, con riesgo de lesiones) y Experto (rápidos largos, violentos, con caídas y empinadas. Nadar es peligroso y el rescate no es fácil).

Conociendo las categorías podemos decir que los ríos de Chile donde se puede practicar rafting son los siguientes:

Entradas Recientes

Sitios de interes

Guias de Chile